Dentición

12 julio

Siento haber estado unos días sin escribir, pero entre el curso de protocolo, el trabajo, bautizos de sobrinos y los dichosos dientes, estoy que me muero.

El enano ha sido tardío con los dientes, hasta cumplido el año no empezó ni a tener señales de que le fueran a salir. Pero ahora que ha empezado, le están saliendo todos a la vez y es una tortura. Además, no sé si por los dientes o porque empieza a tener pesadillas (¿alguien sabe si los niños de 15 meses pueden tener pesadillas?) se despierta varias veces por la noche lloriqueando. Cuando llego a su habitación me lo encuentro sentando en la cuna con el chupete y llorando sin consuelo. Le cojo, lo abrazo y ¡me da patadas!. No sé si es por el susto de la pesadilla o porque rabia del dolor, pero tengo el cuerpo lleno de moratones.

Luego, por el día, él se echa tranquilamente la siesta mientras yo trabajo. Por lo que mientras él está por las tardes despierto y con ganas de jugar, yo voy arrastrándome por las esquinas. Y así llevo varios días. Creo que me voy a perforar el estómago con tanto café y coca-cola para mantenerme despierta... Y, encima, me estoy perdiendo los encierros porque no tengo fuerzas ni para levantarme por las mañanas media hora antes para dejar todo listo y poder sentarme un rato delante de la tele a verlos.

Os dejo una muestra de lo bicho que está hecho... Ya abre y cierra llaves, botes, etc. ¡se acabó la poca tranquilidad que me quedaba en casa!


¡Feliz martes!

  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!