Amor paternal

11 enero

Aunque a veces me quejo del "Padre en prácticas", he de confesar que no es mal padre, solo es que le cuesta a veces dejar todo a un lado por su hijo, cosa que nosotras debemos de llevar innato al dar a luz. Saltamos como locas ante el primer "Ay" o tras un minuto de silencio mientras pensamos qué habrá liado esta vez...

Pero he de reconocer que algo ha cambiado en mi casa desde que el "Padre en prácticas" ha dejado de trabajar fuera y vive en casa de forma permanente. Además, ha disfrutado de casi 2 semanas de vacaciones que le quedaban, por lo que el enano lleva un montón de días prácticamente pegado a su padre.

El resultado de esta intensa convivencia paterno-filial lo he descubierto esta noche cuando el enano se ha despertado y al no encontrar su chupete ha empezado a llamar a su padre en vez de su habitual "Mamá, mamá, mamá, mamááaááááááááááááá..." Y yo he sido un poco mala, he de confesar, y le he dado un codazo a su padre y le he dicho "tu hijo te llama" y me he dado media vuelta en la cama. Luego me he quedado pensando y he sonreído porque por fin puedo compartir las tareas y las visitas nocturnas con él y, sobretodo, porque por fin el enano ya no llama "Papá" a su abuelo. Ahora se le llena la boca mirando a su padre y llamándole "Papá".

Ya veremos qué pasa cuando tenga 15 años...

  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!