Cansancio extremo

30 enero

El "Padre en prácticas" lleva unos días de viaje y no volverá hasta finales de semana, por lo que la vida no me ha dado para mucho más entre trabajo, médicos y niño. Toda una carrera de obstáculos en solo 15 días. Esta es la explicación de mi ausencia estos días. Lo siento.

A esto he de sumar que el fin de semana, en vez de poder descansar, el enano ha tenido una especie de racha de hiperactividad que ha terminado por acabar conmigo. Y el cambio a cama no iba a ser un camino de rosas, ahora que ha descubierto que se puede bajar de la cama y jugar con sus juguetes o abrir la puerta y llamarme por el pasillo se me ha acabado la tranquilidad a partir de las 8 de la mañana, sea lunes o domingo.

Ayer domingo tenía una merienda de amigos del colegio, nos reencontramos cada mes o mes y medio y nos ponemos al día de cotilleos, risas y trabajos. Y os prometo que llegué agotada a la merienda. Pero no digo cansada de "esta noche duermo y mañana estoy como un reloj", ¡qué va!, tenía un agotamiento tal que por poco me duermo allí en medio del VIPS. Además, el cansancio vino acompañado de crispación y falta de paciencia que hacía que cada vez soportara menos al pobre enano. Un horror. Al final mis pobres amigos haciendo turnos para entretener al enano antes de que me cortara las venas y se lo regalara al primero que pasara por la puerta... Que a punto estuve de pagar para que alguna de mis amigas se lo llevara a dormir a su casa... ¡Cómo me verían!

Aquí os dejo un par de entradas a otros blogs de mamás que vienen muy a cuento y que me han encantado: No quiero perderme ni lo malo y Mi vida con hijos.

  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!