Hormonas del embarazo

05 mayo

Como no es el primero, una espera tener las hormonas más controladas. Pero no es así. Se va acercando la fecha de que llegue el enano y, aunque aún nos quedan algunos meses, ando con una especie de síndrome pre-nido y me ha dado un ataque de preparar todo. Con el gordo me pasó lo mismo, le tenía encañonado el dosel de la cunita casi dos meses antes de salir de cuentas. Así que no en principio me preocupa mucho esta especia de ataque de preparativos.

Lo que sí me tiene preocupada es que desde hace unas semanas duermo fatal: tengo sueños y pesadillas, doy vueltas en la cama continuamente, me levanto al baño varias veces y no encuentra la postura en la que no se me duerma un brazo o una pierna o me ahogue. También desde hace unos días he empezado con algunos ardores después de desayunar o cenar. Sin olvidar una especia de ciática que me da calambres cuando me agacho o me levanto de un asiento bajo. Y ahora hasta me molestan los movimientos del bebé. No sé si es que se mueve más, si lo noto más por ser el segundo o qué. Pero, desde luego, me tiene harta tanta patadita y tanto hipo... Porque no se reducen a suaves movimientos justo al acostarme, sino que durante todo el día siento patadas, punzadas, espasmos y presiones por diferentes puntos de la barriga que se hacen muy molestos. Recuerdo que al final del embarazo tenía un pie del enano en el costado derecho que me apretaba los pulmones y me costaba respirar. Pero esto es totalmente diferente y muchas semanas antes de que el bebé sea tan grande que apriete los pulmones u otros órganos. Al menos, la pesadez de barriga parece que se ha ido con el tratamiento de antibiótico para la infección de orina. ¡Un síntoma menos!

Para colmo, en la última revisión el ginecólogo me riñó porque había subido mucho de peso en un mes. Si bien es la primera vez que subo en todo el embarazo, engordar más de 3 kilos en un mes es una barbaridad. Sobretodo teniendo en cuenta que no he hecho grandes excesos y que en el otro embarazo no engordé nada más que 7,5 kilos aunque me costó muchos meses recuperar mi cuerpo después de dar a luz. ¿A qué se debe esta subida tan desmesurada en pocas semanas? Así que ahora me he de controlar comiendo...

No recuerdo nada de todo esto en el primer embarazo. No sé si es que he olvidado la parte mala del embarazo, si este está siendo más pesado o qué. Lo sé, comparado con los embarazos de otras amigas y conocidas, no tengo derecho a quejarme; pero aún así estoy empezando a estar cansada y un poco harta de la barriga, los cambios hormonales, el embarazo y sus efectos...

¡Ojalá se me pase pronto y vuelva a ser la de siempre!

  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!