Atracción fatal por el agua

12 junio

Lo sé, reconozco que lo sé: el enano siente una atracción fatal por el agua. Ya sea el mar, una piscina, un cubo, una fuente o un charco. Es verlo y salir corriendo a mojarse... Pero aún así, mi radar no detecta el peligro y me la lía a la mínima. Aquí os dejo una serie de ocasiones en las que me ha pasado, aunque ya os conté hace unos meses que se vuelve loco por los charcos en These boots are made for walking, pero desde entonces le ha dado tiempo a liármela en numerosas ocasiones.

- Fuimos a ver al Bisabuelo a Ávila, llovía a cántaros y bajamos a comprar algo para merendar. Como le conozco vamos preparados con chubasqueros y botas de agua, ¡ilusa de mí!. Os dejo el vídeo para que veáis que se metió hasta el pecho en un charco...


- La pista del Concurso de Saltos Internacional del Club de Campo está recién puesta y su abuelo le deja confiado corretear entre los saltos mientras charla con algunos amigos. De repente observa una bala atravesar la pista de hierba y se lanza en plancha tras él porque no lo ha visto pero sabe que se encamina directo a la ría de uno de los salto. Efectivamente el niño metió las zapatillas, pero gracias a la destreza de su abuelo no pasó de ahí.

- Arabes&Co en Castro-Urdiales, carreras en la playa a caballo. Terminan las carreras y el niño sale flechado con ropa y todo y se mete en el agua. Como ya me lo esperaba, le cambio y le pongo el traje de baño (aunque ya ha empapado la ropa que llevaba) y le dejamos jugar a pesar de que se le van poniendo los labios morados por minutos porque el agua está helada. Le llevamos al hotel, le duchamos y quitamos la arena y volvemos al concurso que queda también cerca de una pequeña playa. En un descuido de su padre se vuelve a meter en el mar con ropa y todo. ¡Segunda muda del día y esta vez nos pilló desprevenidos! Total, que acaba en un día con toda la ropa del fin de semana... Os dejo foto de la segunda vez.


- Y no me olvido de lo famoso que se ha hecho el niño por meterse en los cubos de agua de asistencia de los caballos. Los culpables son Conchi y el Padre en Prácticas porque no solo le dejan hacer lo que le da la gana, sino que le jalean e incluso le meten en la cuba de los caballos como hizo su padre la última vez... ¡Menos mal que yo ya sé que va a acabar siempre empapado cuando vamos a un raid y le llevo muda!

Como véis, es una atracción fatal por el agua. Así que su padre le ha comprado una piscinita para la terraza de casa y todos los días después del parque se mete en ella. Yo, madre práctica que soy, luego le enjabono, le doy un manguerazo y ¡a cenar!


  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!