Larga espera

24 julio

Falta poco para que nazca Rubio, Cabezota, Cabezón o como quieran llamarle porque cada uno ya tiene su versión del nombre antes de que nazca... 

Falta poco, y mis hormonas y yo vivimos en una continua montaña rusa de ganas por que nazca y de ganas de que esto se alargue para poder disfrutar un día más de espacio personal y de mi querido enano que va a pasar de hijo único a hermano mayor. Me preocupo de los dos porque creo que vamos a ser los más "afectados" por el nuevo nacimiento, pero siempre me olvido del padre de las criaturas y del principal protagonista: el bebé. Doy por hecho que está ahí dentro tan contento y no me he planteado si va a estar mejor dentro o fuera. Dicen que cuanto más tiempo dentro, mejor. Pero, ¿estará a gusto ya tan apretujadito? ¡Qué egoísta soy! Es el más importante y por el que menos me preocupo... 

En fin, seguiré justificando que es por las hormonas y seguiré disfrutando de este vaivén de emociones, nervios, miedos y desvelos (porque la barriga y el calor no me dejan dormir, así que me dedico toda la noche a dar vueltas a la cabeza). Y como si fuera bipolar paso en segundos de desear quitarme este barrigón y no ahogarme al andar a rezar para que aguante un poco más dentro y no tener que tener un enano pegado cada tres horas y un bicho celoso al que no podré atender y por el que me muero de amor.

  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!