Normas para visitar a una mamá y al bebé recién nacido

13 julio

En previsión de lo que se me avecina y por la experiencia cuando nació el enano, voy a dejar unas normas sociales y de cortesía que considero obvias pero que la gente, por desgracia, no suele cumplir a la hora de visitar a un bebé recién nacido y a su mamá... 
Muchos padres agradecen las visitas en el hospital, pero yo no. Si todo ha salido bien en dos días te dan el alta, por lo que el día del parto y el día siguiente deberían respetarse para que la madre y el bebé descansen. Es lógico que familia directa y algunos íntimos amigos deseen acudir, pero el amigo de tus padres, o la prima de tu suegra, no son personas que deben de sentirse aludidos como familia directa y deberían descartar aparecer por allí... Lo correcto sería preguntar a la mamá cómo y cuándo le conviene que sean visitados.

Limitar el tiempo de la visita. Estarse dos horas en la habitación apoltronado en una silla (o, peor aún, sentado a los pies de la cama de la nueva mamá) no es adecuado. Si va a dar el pecho necesita intimidad, y si desea levantarse al baño, no es fácil hacerlo sin despatarrarse puesto que los puntos tiran. 

Los horarios de visita de los hospitales hay que respetarlos, no se puede aparecer antes de las 9. A mí me pasó que el mejor amigo de mi marido vino como loco a conocer a su ahijado la mañana siguiente de nacer el enano y lo que se encontró fue a una hormonada recién parida con mala leche y el pelo revuelto... Tampoco es adecuado permanecer en un habitación más tarde de las 21, o aparecer a esa hora. Esa misma noche recibí la visita de unos amigos de mi marido que se quedaron hasta las 11 de la noche en la habitación, casi me cuesta el divorcio porque por más señas que le hice a mi marido no fui capaz de conseguir que se diera por aludido y les echara...

Lo de los horarios también se aplica a las llamadas de teléfono. Una mamá que acaba de dar a luz es difícil que atienda a las llamadas, muchas veces es mejor mandarle un mensaje y ella contestará cuando pueda. Más aún cuando se ha comunicado el nacimiento del nuevo bebé por sms o Whatsap. Pero siempre dentro de unos límites, por favor. Que yo recibí llamadas y mensajes a horas imposibles y a mi pobre marido le dejaron sin batería varias veces en un día. Había gente que llamaba 3 y 4 veces en un día y a todos los teléfonos de la familia. Se trata de un momento muy especial y de alegría, pero si no te atienden en ese momento, es normal, hay que comprender que no es porque no quieran hablar contigo sino porque no pueden o están descansando.

Limitar el número de personas en la habitación. Si al llegar te encuentras una habitación abarrotada, no entres, comenta que vienes dentro de un rato y espera a que se despeje. Con esto probablemente incluso ayudarás a los padres porque lo normal es que las visitas que estén dentro se den por aludidas y se marchen, sin tener que echarlos ellos. El exceso de gente y ruido (al final con mucha gente se acaba hablando demasiado alto) pueden agobiar a la madre y al bebé, pero también pueden molestar a las mamás y los bebés que se encuentren en las habitaciones cercanas.
 
Los regalos no son obligatorios. Aunque lo correcto es llevar algo, a veces sobra y se queda en un cajón porque la madre al salir no tendrá tiempo de cambiar los regalos. Es mejor preguntar si necesitan algo o esperarse al bautizo (si lo hay). Yo me encontré con una colección de baberos, patucos diminutos que nunca le valieron al enano y hasta una colonia que nunca supe qué hacer con ellos... En mi caso, lo único que pido es que por favor no me lleven bombones. Nadie cae en que tras la anestesia hay que pasar primero por la manzanilla, luego la sopa... Por lo que un bombón te apetece, pero no puedes ni olerlo. Y cinco cajas de bombones ya son demasiadas, al final se los comen las visitas (no digo nada sobre el jamón ibérico y el foie porque eso se recibe con los brazos abiertos después de 9 meses de tortura con la amenaza de la toxoplasmosis). Se aceptan cestas de fruta, chuches (para reponer fuerzas) y, por ejemplo, algo muy original que me regalaron y que me sacó de más un apuro fueron perchas para la ropa del bebé (perchas pequeñas y de pinzas para los faldones). Tampoco es recomendable llevar grandes osos de peluche ni cestas de flores exageradamente grandes, esto lo agradecerá en sobremanera el padre de la criatura que evitará tener que hacerse 5 viajes del hospital a casa...


Bebé recién nacido


También es recomendable no olvidar a los hermanos mayores. Si están presentes, los padres necesitan apoyo para que no salgan del hospital ya con celos del nuevo bebé. Que sientan que son también el centro de atención e, incluso, mejor llevarles el detalle a ellos que al nuevo bebé o a la mamá que, probablemente ya tengan de todo. 

¡Cuidado con el bebé! La gente llega a la habitación y se lanza en plancha sobre la cuna, en un momento dado llegué a pensar en cómo electrificarla... Si el bebé duerme, es mejor dejarle dormir tranquilo. Cogerlo para hacerse fotos con él en brazos, o para despertarlo para poder verle mejor, no es correcto. El pobre acaba de salir de un medio acuático en el que estaba tranquilo y feliz, le han "sacado" al mundo después de muchas presiones y golpes, le han vestido y luego le "chinchan" y toquetean para ver a quién se parece... ¿Cómo os sentiríais vosotros?

Los comentarios acerca del tamaño de los brazos, los enormes pechos, la gran barriga que le sigue quedando a la madre, etc. SOBRAN. En una ocasión mi marido le soltó a su tía en el hospital que si estaba segura de que no le habían dejado "otro" dentro. En ese momento me quise morir.  Creo que os imaginaréis la cara de su tía al oírlo...

Por último, como he recomendado al principio, es mejor hacer las visitas cuando ya están todos en casa en vez de en el hospital. Pero igualmente, es mejor preguntar antes de aparecer, sobretodo para no alterar los horarios del recién nacido y el poco descanso que pueda tener la madre. Y me reitero en lo de los horarios y en no alargar en exceso la visita. Que al final a los pobres padres se les va todo un presupuesto en aperitivos, refrescos y cenas para las visitas. Pero la gente, ¿viene a comer o a conocer al bebé? Además tienen que hacer sobreesfuerzos para tener la casa recogida y apta para visitas con un bebé recién nacido que come cada 2-3 horas e, incluso, algún hijo mayor correteando y reclamando atención todo el día con sus juguetes por toda la casa. Podéis incluso quedar en algún sitio cercano a su casa. Y no te molestes si los padres cambian o posponen la fecha de la visita, es normal puesto que para ellos son días de adaptación y cansancio.

  • Compártelo:

You Might Also Like

2 Comentarios

  1. Buenas noches!!

    Con tu permiso, acabo de enlazar este post en la última entrada de mi blog.
    Me ha encantado y me venía genial para el tema sobre el que estaba escribiendo.
    Aquí te dejo el enlace:
    http://conmdemami.blogspot.com.es/2013/05/visitas-no-gracias.html
    Mil gracias y un abrazo
    Noni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchísimas gracias, Noni! Me he reído un montón con la entrada que has escrito.

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!