El poder de una pegatina

26 octubre

Desde hace tiempo veo el programa de Supernanny en la televisión (ya os contaré mi experiencia aplicando sus técnicas en breve). Pero siempre me ha sorprendido que premiara con cosas tan simples como pegatinas. ¡Vaya tontería!, pensaba yo, ¿cómo algo sin valor puede puede modificar la conducta de un niño? ¿Cómo un niño con dos dedos de frente puede desear tanto ese premio por su buen comportamiento?

Pues mi propio hijo de dos años me ha contestado. Estos días ha estado enfermo y hemos tenido que ir varias veces al pediatra. Cada vez que íbamos su médico le pegaba en la frente una pegatina de "Súper Valiente" un héroe del valor. Y ayer volvimos y había otro médico sustituyendo a su pediatra de siempre. Al terminar, cuando nos despedíamos, se le quedó mirando triste y cuando tiré de él para sacarle de la consulta se tocaba la frente cabizbajo y me di cuenta: ¡esperaba su pegatina!. Así qué le pedí una a la pediatra. Como ella no sabía donde estaban le explicó que no podía dársela pero que cuando volviera otro día su pediatra habitual le daría una. Y él, de repente, salió disparado corriendo hacia una mesa supletoria que hay en un rincón, abrió un librito que había encima y le señalo las pegatinas. ¡Las había reconocido durante la exploración! La pobre suplente, encantadora, le cortó una y él dijo que no, la despegó y se la puso en la frente. Y salió por la puerta triunfal y sonriente.

¡Es increíble lo que una pegatina puede motivar a un niño! Porque es cierto que se portó fenomenal en la consulta del médico...

  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!