Sin palabras

25 enero

Ayer, casi por casualidad, me encontré en Facebook un enlace compartido por un conocido. Aún no sé por qué, pinché en él y descubrí una historia tan bonita y conmovedora que llevo llorando todo el día cada vez que la recuerdo (también influyen las hormonas, claro).

Me parece el acto de amor incondicional más bonito que he conocido. Siempre recibes por email historias impresionantes de niños que ofrecen su vida para salvar la de su hermano o de madres que mueren para salvar a sus hijos bajo las ruinas de un Tsunami. Pero esta historia me ha llegado, me ha llegado por la sencillez con la que la cuenta su protagonista, por ser algo cercano sucedido hace unas semanas aquí en Madrid, porque es la historia de una pareja normal que un día decidieron arriesgarse y hacerle el regalo más maravilloso que se puede hacer a un ser recién llegado a esta vida totalmente solo y desprotegido: amarle.

Bueno, como ya vuelvo a ver borroso por las lágrimas puesto que me he vuelto a emocionar al recordarlo, solo puedo dejaros el enlace y que vosotros lo leáis y opinéis.

Ya me diréis qué opináis. ¡Feliz fin de semana!


EDITO: entre los comentarios acabo de leer el de una chica que iba a abortar y que al leer la historia se lo está replanteando. Si gracias a Carlota otro bebé viene al mundo, ¡es un ángel!.

  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!