Invasión de virus

18 febrero

Han llegado a nuestra vida como en las películas de invasiones extraterrestres: Primero una nave invade el cielo y no sabes bien si son amigos o enemigos, pero en seguida cientos de naves aparecen por todo el Mundo y ya ni Tom Cruise nos libra de esta...

Pues sí, todo empezó con una molesta "nave" de algo de colitis y 37 grados. Pero da igual, como madre "desnaturalizada" y trabajadora que soy, mandé a Mayor a la guarde el viernes pasado. Y me lo devolvieron. Yo ya me lo temía, pero por si acaso, tenía que intentarlo... ¡A lo mejor se le pasaba! Lo malo es que me lo devolvieron con 39,5. Y eso ya son palabras mayores.

Y el fin de semana ha sido así: colitis, cambio de pañal, duchazo rápido a lo cuartelero, vómito, cambio de sábanas, colitis, Apiretal, cambio de pijama, Aquarius, vómito, duchazo rápido a los cuartelero, cambio de pañal, zumo de limón alcalino, vómito, Apiretal, cambio a la cama de papá y mamá... Y, como era obvio, estamos cayendo todos los demás. Poco a poco, lentamente, pero esto es como las fichas de dominó, es tirar una y caen todas.

¿Por qué os cuento esto? Pues por dos razones. La primera es que si bien un domingo de lluvia metidos en casa puede ser una locura, un fin de semana de enfermedad metidos en casa es aún peor... Yo he cocinado todo lo indecible, he puesto más lavadoras que en un mes y he leído las mismas dos páginas de un libro que tengo a medias al menos 15 veces, todo con un niño que parecía un trapo que quería mimos, brazos o que me seguía de cuarto en cuarto tirándose al suelo y se dormía a mis pies agarrado a su conejo de trapo. Y la segunda razón es un artículo bastante interesante que he encontrado sobre la fiebre. Espero que os aclare un poco sobre el tema de la fiebre, que a pesar de lo que creemos es amiga y no enemiga.


  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!