Pequeños amores

01 febrero

Me siento orgullosa de tener un hijo tierno. Es un niño expresivo que, con sus dos años y medio, da abrazos y besos a diestro y siniestro, si no le da la vergüenza, claro. 

Ahora está aprendiendo a empatizar y se esfuerza por entender qué sienten los que le rodean. Frecuentemente me pregunta si estoy enfadada cuando me ve con el ceño fruncido (aunque sea porque estoy muy concentrada en algo y no porque esté enfadada). Leemos un pequeño cuento de Disney titulado "Sentimientos" en el que le explico por qué están tristes o contentos, enfadados, sorprendidos o doloridos Donald, Mickey Mouse o Goofy. a muñecos de trapo, abuelos, biberones, juguetes, su hermano pequeño o el coche de su madre.

Cada noche, su pequeña mano me agarra tras rezar y darle un beso de buenas noches y me dice "Mamá, te quiero". Es en esos momentos cuando además de caérseme la baba me siento llena de amor hacia mi retoño. Pero todo cambia cuando de repente le da uno de esos "ataques de amor" y abrazando dice "te quiero" a su silla del coche o a la moto con la que baja al parque... Y el amor se torna en ataque de risa porque yo, que me creo su súper-mami cuando me dice que me quiere, resulta que estoy al nivel de una esponja de baño o un tren eléctrico. Y lo mismo le pasa a sus abuelos cuando, tras declararles su amor, se encuentran en pleno momento abuelil y ven con estupor cómo se abraza a su muñeco o a su trona y repite su muestra de cariño. En fin, niños...





  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!