Vida cotidiana con niños: hacer la compra

04 marzo

Con un Padre en Prácticas que sale de casa aún de noche y que continuamente pasa noches o semanas fuera es difícil organizarse. Cosas tan sencillas como llevarles al cole puede convertirse en una tortura tal y como os comenté hace poco. Pero lo peor es cuando hay que hacer cosas aparentemente sencillas como por ejemplo hacer la compra, ir a la tintorería, poner gasolina o ir al cajero del banco. Aparcar en doble fila y dejar a los niños en el coche es la solución fácil pero denunciada y penada por la ley, así que toca buscar sitio, poner ticket y sacar a las dos fieras (con el carro incluido); convirtiendo un recado de 3-5 minutos en una odisea de 20 minutos.

Hacer la compra controlando a un niño que corretea y toca todo y entreteniendo a un bebé que llora es bastante difícil. Bebé se cansa de estar en la MaxiCosi que he colocado estratégicamente atravesada sobre el asiento del carro y reclama atención mientras Mayor llora porque se quiere llevar un juguete o con un dedo está intentando abrir la bandeja de carne. La situación se puede complicar más si hay que cambiar algún pañal o le entra hambre a alguno. Pero lo más complicado es cuando Mayor quiere dormir agotado de tanto corretear y he de hacerle un hueco en el carro, por lo que he de sacar todo, meterle y acomodarle para volver a meter toda la compra jugando al Tetris a su alrededor. Estoy segura de que la gente que me ve un día de estos me denuncia a los Servicios Sociales.




Pero la odisea no acaba ahí, puesto que llegar a casa con dos niños dormidos y miles de bolsas se hace imposible. Así que acabo subiendo a casa haciendo malabares con el Mayor en brazos y Bebé en la MaxiCosi, les acuesto y me dedico a hacer viajes al coche con el escuchabebés enchufado. La tía de mi marido, madre de 5 hijos, hace años me dijo que las madres nos convertimos con el tiempo en "mujer-orquesta", ¡qué razón tenía!

Ayer, hablando del asunto, descubrí que mi marido le "paga" al pobre portero de casa o al hombre que siempre pide en la puerta del supermercado de la esquina para que le vigile a los niños cuando al llegar con ellos dormidos en el coche aparca en doble fila y entra a comprar algo de última hora. Me dejó sin palabras. Por un lado me pareció un poco irresponsable, pero por otro me dio envidia su practicidad. Hombres...

  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!