Celos

19 abril

Ya hace un tiempo hablé de que Mayor tuvo un ataque celos cuando nació Bebé y pasó unas semanas llorón. Desde entonces no he vuelto a hablar del tema porque salvo momentos puntuales lo ha estado llevando bastante bien. Por ejemplo hace cosa de un mes pasó con una semanilla regular, coincidiendo con unos días que estuvo malito y se quedó en casa de mis padres en vez de ir a la guardería. 



Quienes más temían los celos eran mis padres, precisamente. Hasta ahora el "Principito" les tenía comida la moral y Bebé ocupaba un segundo plano precisamente por no perjudicar a Mayor. Pero estos meses en la "guardería" de casa de los abuelos le ha permitido a Bebé hacerse su propio hueco y a base de desparpajo y derroche de sonrisas ha conquistado ya a medio barrio... La cosa ha llegado hasta tal punto que el otro día que se quedó Mayor a dormir en casa de mis padres a Bebé no le hizo ninguna gracia que el abuelo atendiera a su hermano. ¡Lo que nos faltaba, Bebé tenía celos de Mayor!

Es curioso el tema de los celos, hay hermanos de familias numerosas que eso ni se les plantes, hermanos que ya con 60 años siguen teniendo celos de sus hermanos pequeños, hermanos que tienen celos de sus hermanos mayores en vez de ser al revés... 

Reconozco que he leído mucho sobre el tema, me he encontrado con todo tipo de consejos, teorías e hipótesis. Algunas las he probado con mayor o menor éxito y otras ni lo he intentado. Pero al final, creo que lo hemos hecho como mejor hemos sabido hacer y ya tengo asumido que los celos estarán ahí siempre y siempre habrá momentos en los que se acentuarán. Pero estoy contenta porque luego vivo momentos tiernos entre los dos en los que empieza a existir una complicidad, un cariño... Bebé ya reconoce a su hermano y recibe su múltiples golpes, empujones y juguetes arrojados en la cuna como una muestra de cariño hacia él y suele recibirlos con una sonrisa. 

Todo esto os lo cuento porque precisamente esta mañana Mayor me ha pedido ir al cuarto de Bebé "para verle reír". Es decir, se ha vestido corriendo para poder ir a despertarle y acercar una silla a la cuna para subirse a ella y darle un abrazo a "Rubio veneno" como le llama él (Rubio Banana para el resto de la familia). Sus achuchones son más bien amores que matan porque estruja al pobre Bebé, pero siempre son recibidos y agradecidos por el enano desdentado que mira a su hermano con cara de felicidad.

Espero que cuando crezcan se lleven bien y se quieran puesto que creo que el mejor amigo que uno puede tener en esta vida es tu hermano...

Por cierto, esta bonito foto de los dos enanos es de Jorge, del Estudio de Blanca. Ganamos un sorteo del blog de Mon Petit Piu-Piu y el premio era una sesión de fotos con él. Sólo he visto esta foto y me ha encantado. Desde luego, por trabajo y por precio se lo recomiendo a todo el que quiera unas fotos bonitas de sus retoños o algunas fotos familiares.

  • Compártelo:

You Might Also Like

2 Comentarios

  1. Hola!!!! Tienes un blog muy bonito, asi que ya me he hecho seguidora, no tengo hijos pero últimamente me interesa bastante el mundo de los más peques y por supuesto de como tratar con ellos. Te dejo un enlace a mi blog por si te apetece pasarte, te espero en http://alba-hogar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. No sé qué le pasa a los comentarios del blog que cuando respondo me desaparecen... Como verás, me he hecho seguidora de tu blog, ¡me encanta! Yo también soy de "guisos" aunque ahora me ha dado por la repostería, he creado un blog privado en el que hablo de mis hazañas con el fondant, puedes ver alguna cosa en miscositasdefondant.blogspot.com
    ¡Me han encantado las macetas "recicladas! Así que nada, ya me verás más por tu blog. Un beso y gracias por animarte a escribirme. Elvira

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!