Consejos y "consejos" tras nacer un bebé

12 junio

Cuando unos padres primerizos reciben avalanchas de consejos, normalmente se agobian.

Por lo general, todo el que ha sido padre por primera vez ha pasado por esa horrible experiencia en la que abuelas, madres, tías, hermanas, primas, vecinas (y casi cualquiera que pasa por la calle) le dan consejos, normas e instrucciones. Lo he dicho en femenino deliberamente porque, normalmente, las que suelen hacer estas cosas solemos ser las mujeres, que nos encanta parlotear y opinar de todo.

Yo, por presión familiar, hice cosas con Mayor que con Bebé pude evitar. Por desgracia, las presiones familiares muchas veces nos empujan a hacer cosas que puede que no compartamos pero que, por educación y quizás falta de reflejos por culpa del sueño de no dormir los primeros días, se hacen. No me refiero a barbaridades, por supuesto, pero cosas como rapar el pelo a un bebé numerosas veces o no ponerle chupete. Cada uno ha de hacer lo que crea mejor para su hijo, sin presiones. Si tú crees que tu hijo no necesita chupete, genial. Pero no te pases tres noches sin dormir para que el bebé "aprenda" a dormir 6 horas seguidas sin comer.

En ese momento de avalancha de consejos uno tiende a seguirlos todos o a ignorarlos todos. Al menos me pasó a mí, que me creí que con tanto libro y tanta clase de preparación al parto (cogí hasta las clases "extraescolares", ja, ja, ja) lo sabía todo y pequé de soberbia. El tiempo me enseñó que la experiencia, como se dice en el Ejército, es un grado. Por ejemplo, me pasó cuando me encontraba con una barriga enorme y no sabía qué hacer para aguantar la compostura en una reunión familiar y una prima (madre de tres) me dijo que me sentara con las piernas separadas y la barriga colgando en medio y que, además, para disimular una postura un tanto "basta" me pusiera la chaqueta y el bolso por delante...

Es cierto que nuestros padres vivieron otra época en la que los niños dormían boca abajo y las mujeres no vivían la presión que existe hoy en día para elegir la lactancia materna. Pero hay consejos que sí merecen escuchar: mi madre tiene una técnica para bajar la fiebre en un niño sin atiborrarle de Apiretal, mi abuela tenía un sistema para guardar la ropita del bebé, mi prima tiene un truco para sujetarles el chupete mientras duermen, mi tía tiene una técnica para sacar los "aires" a un bebé... En las tiendas Mothercare tienen un cartel que dice "Para criar a un niño hace falta la tribu entera", y es cierto. Necesitamos la ayuda de los que nos rodean porque Un padre o una madre no nace, se hace. 

Pero cuidado con seguir todos los consejos, os podéis agobiar o podéis hacer algo potencialmente peligroso para vuestro hijo por agradar a madres, abuelas y suegras. (Al hilo de este tema ya os escribiré acerca de la acumulación de trastos inútiles por "consejo" de amigos y familiares).

Así que mi consejo (sí, yo también caigo en aconsejaros) es este: escucha todos los consejos educadamente y luego sigue sólo los que te encajen. La paternidad tiene mucho de instinto, sigue el tuyo. Y si tuvieras dudas de algo, consulta a varias personas (profesionales, padres experimentados, etc.) antes de tomar una decisión.

  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!