Lo que yo decía, las presiones familiares y del entorno son malas

13 junio

Justo ayer os hablaba de los "consejos" de familiares y amigos y hoy he leído esta entrada en el blog de Todo Mundo Peques. ¿Veis? No siempre somos tan histéricas las nuevas madres, a veces lo que se hacía en "otros tiempos" no es tan bueno...


La Prisa Puede Ser Muy Mala

Atención que me sale la vena furibunda y fundamentalista...
Y mira que una se las da de tolerante y tranquila pero hay chorradas que me ponen un pelín de los nervios, para qué os voy a engañar a estas alturas de la película...
Y es que son eso, auténticas chorradas... pero hacen que a veces las miradas alrededor digan cosas que me-res-ba-lan ampliamente:
- "¡Por Dios! ¡Que tampoco es para tanto!"
"¡Pero que listitas son ahora las mamás que leen en internet tontunas!"
"Pues toda la vida los han comido y nunca pasaba nada... ainsss..."

Sí, todas esas cosas pueden llegar a decirlas una sola mirada... una es que es muy buena traduciendo...
¿Y por qué se producen esas miradas?
Porque sólo a mí se me ocurre, como madre fundamentalista y ligeramente paranoica y algo mari-sabidilla que soy, no dejar que mis hijos coman frutos secos hasta que no cumplen los 6 años... más o menos...

¿Qué por qué?
¡¡Pasen y lean!!


Y digo yo en mi ignorancia manifiesta

¿qué necesidad hay de darles frutos secos a los niños?

Evidentemente no estamos hablando de lactantes, hablamos de niños con 4 ó 5 años que por ejemplo, se encuentran con unas almendras un día en una cafetería junto a la consumición de sus padres o con unos cacahuetes en un cumpleaños de un amigo o con unos anacardos en un aperitivo... ¿por qué?
La razón es magnífica: "¡Anda!¿Y por qué no?"

Pues muy sencillo señores míos, porque esos pequeñajos aún no tienen los molares que necesitan para masticar como deben una nuez, un cacahuete o una avellana sin peligro no sólo de asfixia (que también) sino sin peligro de atragamiento y de que ese trocito mal masticado se aloje en su pequeño pulmón y eso degenere, por ejemplo, en una neumonía como un camión.

¿¿Cómo se les ha quedado el cuerpo con la tontería??


Sí, lo sé, me estoy poniendo borde, mucho, quizás sea porque una vez que has pasado una neumonía de las chungas, de las que te hacen plantearte muchas cosas y no todas buenas... que queréis que os diga no puedo imaginar ni de lejos que por una trance así puedan llegar a pasar mis hijos y si encima ha sido por no tener cuidado por mi parte... por dejarme llevar... por evitar las miradas entrometidas... pues no quiero ni contaros la mala leche que se me pone.


Por si queréis más datos para metérselos en el ojo a quien os eche alguna de esas "miraditas" antes descritas... os dejo documentación al respecto
AQUI tenéis un artículo sobre el tema en la prensa nacional.
AQUI una reseña en una web destinada a la familia y a los "peques"
AQUI un ejemplo dramático... lo siento.

  • Compártelo:

You Might Also Like

0 Comentarios

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!