Museo Marítimo del Cantábrico (Santander)

23 junio

Hace unas semanas estábamos de turismo cerca de Santander, hacía frío y llovía (nada raro dada la primavera tan rara que hemos vivido este año...). ¿Qué hacer con los niños? Mi madre se acordó de que había un acuario cerca del Palacio de la Magdalena y allí que fuimos sin dirección ni más datos. Preguntando llegamos al Museo Marítimo del Cantábrico, ¡todo un descubrimiento!


Un edificio bastante bonito (lo siento, soy una arquitecta frustrada y no puedo evitar fijarme en esas cosas) nos sorprendió. Quizás las obras en la acera no nos permitieron disfrutarlo en todo su esplendor y nos costó un poco averiguar verdaderamente por dónde se entraba, pero mereció la pena la búsqueda.

Tras comprar las entradas, nos recibió un encantador guía que además de sonriente estuvo muy atento con Mayor. Da gusto encontrar gente así. La verdad que aquel afable hombre nos fue muy útil porque nos explicó cómo hacer mejor el recorrido de los diferentes pisos del museo pero, sobre todo, nos explicó que si comíamos en el restaurante de la última planta, se descontaba el importe de la entrada del precio del menú. Así que, sin saberlo, ya teníamos plan para comer y todo.

En la planta baja están los peces: acuarios con diferentes tipos de peces, diferentes de especies marinas, todos separados por su entorno rocoso, las diferentes profundidades, las correspondientes algas... Tanto Mayor como Bebé (desde su sillita, que todo está muy adaptado para ir con carritos y sillas) disfrutaron muchísimo. ¡Mayor se pasó casi 30 minutos mirando el acuario grande con los tiburones y las tortugas! Solo se puede fotografiar esta parte del museo, así que aprovechamos la mágica luz del acuario para hacer unas bonitas fotos... Al final tuvimos que sacarle a rastras de allí para ver el resto del museo.




En el resto de plantas se explican los tipos de pesca, la investigación marina, los diferentes tipos de navíos y barcos, las subastas de pescado en la lonja, la recuperación del mar, la morfología de las especies marinas que habitan el mar Cantábrico, etc. Quizás un poco menos divertida para niños, pero Mayor se divirtió jugando con un timón que encontró, un intercomunicador con la sala de máquinas y el puesto de mando ("a toda máquina" gritaba como loco mientras accionaba la palanca), el esqueleto de una ballena y una foca disecada. Además, había una exposición sobre Salvamento Marítimo y le encantó ver las balsas, las fotos de helicópteros y la vitrina con muñecos de Playmobil.

Tras la visita subimos a comer. La parte superior del edificio está toda acristalada y tiene bonitas vistas. No había nadie en el restaurante cuando llegamos, por lo que en seguida los enanos se ganaron al personal del restaurante y les dejaron hacer de las suyas... El menú estaba bien, nada excepcional pero correcto. Pero la comodidad de estar allí mismo, el ahorro por la entrada del museo y las vistas, merecen la pena.




Información del Museo:

Horario:
Invierno: (1 Octubre a 30 Abril) De martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.
Verano: (1 Mayo a 30 Septiembre) De martes a domingo de 10:00 a 19:30 horas. 
Permanece cerrado los días 1 y 6 de Enero, 24, 25 y 31 de Diciembre.


Precios:
Entrada normal: 8 euros
Menores de 5 años: Gratis
Niños de 5 a 12 años: 5 euros
Mayores de 65 años: 5 euros
Carnet joven: 5 euros
Familia numerosa: adultos 6 euros y menores de 12 años 3,5 euros.
* Hay precios para grupos de 20 a 30 personas.

    Direccón: 
    C/ San Martín de Bajamar s/n. 
    39004, Santander. 
    Tlf: 942 27 4 962 - 942 275 744

    • Compártelo:

    You Might Also Like

    0 Comentarios

    Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!