Errores de Madre Primeriza

12 febrero

Hace tiempo, en Bebés y Más lanzaban esta pregunta: "Si volvieras a ser padre/madre por primera vez, ¿qué no volverías a hacer?". A ver si os pasa lo mismo a las madres "múltiples"...

Yo reconozco que me las di de poco histérica y de madre bastante tranquila, pero en el fondo lo era como cualquier madre primeriza: me leí todo lo que me encontré, vi programas de partos, esterilicé hasta derretir un mordedor de Mayor, compré los bodys más caros del mercado porque me parecían de mejor calidad y me hice con un arsenal de cachivaches inútiles.

Para empezar, me llevé al hospital una maleta que ni la Piquer con su baúl. Una bolsa para mí y mis camisones de puntillas y otra para todos los pijamitas, jerseys y lazos que me cupieron. El resultado es obvio: la mitad no me sirvió por incómodo y porque Mayor estuvo desnudo en la incu los primeros días. También guardé sin estrenar los múltiples juegos de sábanas de cuna que tenía.

Lo de esterilizar trajo cola. Usaba agua mineral de botella, esterilizaba absolutamente todo lo que se acercaba al niño ¡hasta los chupeteros! Compraba la leche más cara del mercado y compraba tetinas y chupetes nuevos casi cada mes. Con el Rubio me he limitado a hervir agua del grifo que en Madrid es muy buena.

Afortunadamente el Rubio ha heredado esos bodys maravillosos (eso sí, llenos de pelotillas muchos de ellos) y me ahorré un dineral. Además, será que es el segundo o que esta hecho de otra pasta, pero nunca me he acordado con él de lavar la ropa nueva antes de ponérsela. Y si me dejo una etiqueta sin cortar, no dice ni mu. Con Mayor era una auténtica loca con la ropa de bebé y todo lo que le tocara la piel. ¡Hasta el Padre en Prácticas se afeitó para no rozarle con la barba!

Tenía la casa llena de gadgets que resultaron en su mayoría inservibles. Algunos no llegaron ni a enchufarse nunca... Llegué a tener dos papeleras de esas especiales para los pañales (una en el baño y otra en su cuarto) y al final nunca las usaba porque los tiraba al cubo de la cocina. El escuchabebés no lo usábamos porque nos pasábamos las noches en duermevela, las hamacas para la bañera eran una tortura, la manta de actividades no le gustaba, no quiso nunca llevar zapatos y él solito se encargó de buscarse el famoso "Queco" con el que duerme siempre.

En cambio, con Rubio sí compré un robot de esos para hacer purés que me está siendo muy útil y un escuchabebés digital porque ahora dormimos tan profundamente que ni le oímos... La mochila portabebés y un saltador que se cuelga en la puerta han sido dos de las cosas fundamentales que hemos usado muchísimo. También las tronas, lo mejor para no dejarte la espalda y para tenerles pintando sin que toquen nada que no deben mientras limpio o cocino...

Con Mayor seguí al pie de la letra consejos familiares y lecturas. No le cogía si lloraba para que se durmiera solo, le sacaba los aires quisiera o no quisiera el niño, le despertaba para que comiera por las noches, le cambiaba a rajatabla el pañal y de lado de dormir en cada toma, etc. Con el Rubio he sido mucho más flexible, dejándole su propio ritmo y su propio espacio. No sé si será más feliz, pero desde luego yo sí lo he sido al estar menos pendientes de todo y he disfrutado más de él como bebé.

Y vosotros, ¿qué no volveríais a hacer? ¿qué le aconsejaríais a unos futuros padres?

  • Compártelo:

You Might Also Like

6 Comentarios

  1. Pues yo tenia todo heredado de mi sobrino cosa que me salvo un montón. Esterilizar tb todo .la ropa la lavaba a parte con un detergente mas suave...lo qque si use y que me salvoooo fue un columpio que me dejaron cuando tenia mas o menos 3 meses, de esos que van a pilas y les van acunando y cuando se despertaba a las 5 con ganas de juerga ahi que iba ,lo que me ahorre en ropa me lo gasté en pilas jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja, ja! Yo eso no lo probé, pero siempre me han llamado la atención... He oído bondades de ellos, pero también hay quien me comenta que no les han servido de nada. Supongo que como cada bebé es un mundo, no a todos les "engañas" con eso y siguen prefiriendo los brazos... ¡Qué suerte tuviste heredando! El Rubio va siempre vestido de lo heredado del Mayor, heredó hasta los biberones (chupetes y tetinas, no, por supuesto) Pero con Mayor fue una auténtica ruina...

      Eliminar
  2. Yo fui una pasota. Ropa heredada... biberones heredados... esterilizar una vez a la semana, lavar con jabón normal... Claro, que el bebé era un santo, de modo que nunca se quejó de nada, dormía fenomenal... Nunca ningún problema. Luego piensas en todos esos niños que se crían igual en todos los países, y nadie estiriliza nada y claro.... En nuestro país hay más "contaminación", pero no es tan fácil que se coja una viruela por chupar el suelo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué suerte! Yo no fui muy estresante, pero caí en bastantes cosas de novata... La experiencia (y la madurez) son buenas consejeras y nos permiten no vivir tan atadas de cacharros y tareas.
      La verdad es que es muy duro pensar que nosotros somos unos privilegiados y aún así le damos importancia a cosas que no la tienen si comparamos con otros lugares en los que alimentar a tu bebé ya es un reto en sí mismo...

      Eliminar
  3. Yo no le haría caso a mis alrededores, me dejé llevar por los comentarios y me influenciaron muchísimo en muchísimas cor en las que ahora me arrepiento. No podía salir de mi habitación porque sino era una malamadre pero de las de verdad (ya que en mi habitacion 'el niño estaba mas recogido' que en el salón, en el baño o en otros sitios. Me tiré practicamente 3 meses sin salir de esas 4 pareces, y eso acabó conmigo. Sé que los comentarios no los harían a mal, pero condicionarme para no salir de 4m2 me arruinó los primeros meses de maternidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, con lo valientes y fuertes somos como mujeres lo tontas e inseguras nos hacemos como madres! Si te sirve de alivio, yo con el Rubio me libré de muchos comentarios con respecto a Mayor, pero aún así en algunas cosas caí...

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!