Mi niño no me come

03 febrero

¡Cuántas madres sufren cuando llega la hora de comer! Yo tengo la suerte de que en casa tengo dos tragaldabas (bueno, en realidad tres porque el Padre en Prácticas también zampa bien bien...) Pero es cierto que conozco muchas madres que tienen verdaderos problemas para que sus hijos coman. Y al final la hora de comer se convierte en un momento de tensión y una fuente de conflictos que afectan no sólo al niño, si no que frustran a los padres y llegan a condicionar la vida familiar evitando salidas y eventos familiares por este tema.

Yo no sé la solución perfecta, además cada niño es diferente y existen infinitas causas para que un niño no coma. El tema puede ser temporal o permanente. Pero, desde luego, puede convertirse en un verdadero sufrimiento para todos. 

Descartando las intolerancias y los problemas gástricos, normalmente no comen por llamar la atención o por una mala experiencia con los alimentos. En el caso de llamada de atención, normalmente los padres acaban cediendo tarde o temprano, y los niños lo saben. El problema es acabar con esta dinámica y salir de una situación agobiante para todos. Cada uno busca el remedio que puede, pero lo importante es hacer un punto de inflexión y comenzar un nuevo camino. Pero para hacerlo hay que ser muy valiente y tenerlo muy claro. 

Conozco una médico de familia famosa en el ambulatorio en el que pasa consulta porque consigue que los niños coman. Su truco es bien sencillo, tras hablar con los padres y asegurarse su participación en el "tratamiento", les hace venir con el niño y le da una charla sobre las consecuencias de no comer y les advierte que si no empiezan a comer de todo, tendrán que quedarse con ella porque se pondrán "malitos". Si el niño no cambia de actitud, les hace volver con la maleta. Ante esta situación, los niños ya empiezan a asustarse. Despide a los padres y el niño se queda en la consulta sentado en una silla y con su maleta a los pies. Ella sigue pasando consulta a otros pacientes y deja que pasen las horas. Normalmente el niño, fuera de su entorno habitual y sólo con la médico milagrosamente come. No le hacen pasarlo mal al niño porque ella es muy dulce y paciente, pero sabe que si sus padres llegan a eso es porque están desesperado.

Otra cosa que vi en Súpernanny hace tiempo fue hacer que el niño participe de la preparación de la comida. Empezaron por algo apetecible para la niña protagonista: hacer una merendola con sándwiches para sus amigos. El interés y la curiosidad de la niña por la comida empezó a despertarse al ir a comprar los alimentos, participar en la elaboración de la comida y después comprobar cómo sus amigos se deleitaban con lo que ella misma había preparado. En este caso Supernanny también trabajó con la madre las rutinas y la forma de abordar la hora de comer; así como la atención que le prestaba a la niña durante ese tiempo: si comes te atiendo - si no comes me voy. Y el cambio en la niña fue radical.

Para saber más, os recomiendo algunas lecturas como el libro de Carlos González (os lo podéis descargar gratis aquí) Pero ojo, hay que leerlo un poco "con pinzas" porque en algunos puntos me parece radical y exagerado. Como en el tema de la lactancia materna versus biberones, donde se pone un poco agresivo. Si lo vais a  leer, os recomiendo que leáis también los comentarios sobre el libro que hizo Amalia, madre y pediatra, que aclara ciertos puntos al respecto. También está bien el libro "Mi hijo no come" de Rocío Ramos (Supernanny)

Un día Mayor se plantó y se negó a comer "verdura", decidimos que no podíamos permitirlo porque siempre le han encantado y sabíamos que el "no me gusta" no era real. Por lo que, probablemente, se trataba de algo que había visto a algún amigo en el colegio. Así que no le dimos durante la cena y el desayuno siguientes, otra cosa que no fuera el plato de coliflor que había decidido no comerse. Cuando vio que después de no desayunárselo yo lo metía en un tupper para que se lo comiera en el cole, entendió que no iba a tener escapatoria y se lo acabó desayunando. Quizás alguno se eche las manos a la cabeza al leerlo... Pero a nuestros padres les funcionó y he de decir que a nosotros también, Mayor no ha vuelto a dejarse la verdura. En casa es "no me gusta" sólo puede decirse si se ha probado al menos una cucharada. Porque muchas veces pasa que se planta "por el aspecto" y luego resulta que le encanta como le pasó con el membrillo hace poco.

  • Compártelo:

You Might Also Like

7 Comentarios

  1. Cuantos bocadillos de lentejas me tuve que comer por no cenarlas ni comerlas ni nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja, ja! Yo aún recuerdo el hígado encebollado...

      Eliminar
  2. Yo estoy de acuerdo en el que no me gusta tiene que ser después de probarlo. Yo lo que hago es intentar innovar, aunque a veces se me acaban las ideas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, quizás sea un poco tajante con el tema. Pero en el caso de la coliflor, es que me daba rabia que se la hubiera comido muchas veces y ese día de repente dijera que no...
      Hay un montón de webs con ideas para comidas de niños. La verdad es que yo ya comenté que soy bastante poco original, soy más bien de "sota, caballo y rey".
      Un beso

      Eliminar
  3. Con los niños hay que probar de todo ... unos porque no comen, otros porque no duermen, otros tienen rabietas ... son muuuuy complejos ... jajaja
    Yo no me quejo mucho, porque aunque come lennnnto como una tortuga coja, él va comiendo. Su asignatura pendiente es masticar toda la fruta, pero eso es culpa nuestra porque nos daba miedo el atragantamiento y retrasamos demasiado el hábito de masticar y va un poco rezagado.
    Besos, Lara
    http://www.conolorabebe.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que nunca lo tenemos fácil con ellos. ¡Qué de batallas diarias! ¿qué tal come cosas blanditas como la tortilla? A los enanos les encantan las patatas, los Aspitos y las palomitas de bolsa, a lo mejor con eso puede que puedas ir metiéndole masticación.
      un besazo, preciosa.

      Eliminar
  4. Uffff ese tema me suena. Antes se.comienza todo..ahora son selectivos y solo lo que les "gusta" como dices a veces ni lo prueban. Uno no come en la.guarde el otro en la guarde lo que no come en casa. No comen fruta ni leche ni zumos ni batidos. He probado mil cosas lo ultimo de la colección de supernanny un calendario de caritas tristes y contentas con premio si comen o prueban. Pero es muyyy complicado Y agotador mas con dos.iguales.

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!