Habilidades que debe desarrollar una Madre (I): La Paciencia

18 marzo

Con este post quiero empezar una serie de entradas acerca de las cualidades y las habilidades que considero que he de tener y practicar como Madre. Como siempre, son opiniones personales y, con ello, quiero definir lo que yo considero que es una buena Madre, espero que nadie se sienta ofendido. Así que he decidido empezar con la paciencia.

Cada día, cada mañana, los niños ponen a prueba mi paciencia. Al levantarles, al vestirles, al desayunar o al salir de casa he de luchar con juergas, lloros y desobediencias. Hace meses salía de casa siempre a gritos y enfadada con ellos. Pero a base de practicar respiraciones, disminuir la cantidad de café matutino y ejercitar la paciencia, he conseguido no llegar al coche totalmente crispada y alterada. No digo que algún grito algún día no suelte, pero he aprendido (por mi propio bien y mi salud mental) a tener más paciencia con los niños.

No me resulto fácil, pero reconozco que he aprendido poco a poco y mi relación con ellos es mejor ahora. Como veis, esta cualidad no es innata en mí, por lo que no siempre consigo tener la paciencia que debería. Y no chillarles tras decirl más de 10 veces que se pongan el abrigo, es algo que requiere bastante energía y tranquilidad por mi parte... Que los dos se ponen a llorar y no quieren entrar en el ascensor, pues yo cuento diez y los dirijo tranquilamente hacia el interior del mismo, intentando que mientras no despierten a toda la vecindad (si es posible).

Con esto no quiero jactarme de que sea una gran madre, todo lo contrario. Sólo es que he aprendido del ejemplo de mi madre y he comprendido que les hace bien tanto a ellos como a mí misma. El Padre en Prácticas cree que ahora soy más blanda, me toman más el pelo y les consiento más. Y puede que sea cierto. Pero el objetivo de este cambio en mí es no crear un entorno de crispación familiar, para que la convivencia sea más fácil y para que los niños no vivan "reñidos". ¿Me toman el pelo? Puede ser. Pero desde luego con el cambio nos va mejor. Incluso al Padre en Prácticas, que cuando está a punto de matar a alguno, me pide que retome la situación.

Además, éste era uno de los objetivos para 2014 que prometí que os iría desvelando: tener más paciencia con los niños. 

  • Compártelo:

You Might Also Like

6 Comentarios

  1. y ahora que la desarrollaste no me podrás enviar un kilo o dos? yo trato y trato y cuando creo que lo he logrado mi hijo se esmera para hacermela perder por completo. Sigue así y luego nos das tips de esos ejercicios de respiraciones ocupo unos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es verdad que los enanos no son especialmente caprichosos o pesados. Suelen retarme como mucho un par de veces al día, sobre todo porque ya han visto que me doy la vuelta y me voy y les dejo solos, sea en el portal de casa, en medio del salón o en pleno supermercado. He aprendido a soportar los lloros y sollozos bastante bien y eso me ha dado cierta ventaja, porque el nivel de retos diarios ha bajado mucho. También ejercito las respiraciones y la relajación mental. Y, lo último, alternarme con el Padre en Prácticas para que cuando uno ya está muy harto de niños, le releve el otro (al menos por un rato) y así relajarse mientras el otro llega más sereno y retoma la situación con más calma...

      Eliminar
  2. dime comooooooo, las mañanas son horribles, leo ven a vestirte, leo desayunaaaaa, pero sobre todo lo de vestirse, ya con el tiempo pegado al culo que llegamos tarde al cole y el otro bailando por la casa, salgo de casa con el corazon a 200.000 por hora...con un tic en el ojo y con un estado de ansiedad que vamosss......necesito poner en practica eso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Te entiendo. De verdad que te entiendo. Yo empecé levantándome y levantándoles 5 minutos antes cada día. Al final les levanto 15 minutos antes y ese colchón de tiempo me da margen para que pueda dejarles perder "un poco" el tiempo sin que me desquicien. Además, he puesto una serie de alarmas en el móvil, cada una con una música diferente, y ya han aprendido que al sonar una u otra toca "el siguiente paso" que es terminar de vestirse y ponerse a desayunar, lavarse los dientes o coger el abrigo e ir a la puerta. Todo bastante tranquilo, siempre contando con mi colchón (secreto) de tiempo para imprevistos como Cola Caos que se caen o ganas repentinas de hacer pis justo al entrar en el ascensor...
      Espero haberte ayudado.

      Eliminar
  3. Ayyyyyyyy pásame la receta de como se hace eso, o u tutorial o algo! Yo lo intento, lo intento....si es que yo ya nacía así, sin la paciencia de serie, qué le vamos a hacer...y ahora, a ver como se remedia. Has clavado la descripción de mis mañanas con ellos, entrando a gritos en el ascensor..jajaja. Creo que en el bloque me conocen como "la loca del sexto"...claro que ninguno de mis vecinos tienen niños....ya me gustaría a mi verlos a ellos en algunas situaciones...
    En fín, que yo lo sigo intentando y a veces lo consigo varios días seguidos....Será cuestión de seguir practicando.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Elvira hija cuanto te entiendoooooo!!!!!yo llevo 6 meses en fase "desquiciamiento total" rabieta tras rabieta, desde la mañana a la noche y yo con impotencia absoluta de no saber como manejarlas...es taaannnn dificil educar y yo soy taaannn blandita que me agota, siento que la peque puede conmigo, asi que rozo el "histerismo" y me asusto hasta yo de los gritos y aspavientos que hago, uuufff espero que sea transitorio por edad, porque sino me dará algo, acepto encantada consejos,sugerencias y tus propias experiencias para sobrellevarlo....Admiro tu paciencia y constancia con los peques, si es que eres un solete....Ah y me ha encantado el video del Rubio llamando a su hermano con esa manita tan graciosa, para despertarle para CO-MER-SE-LO es UN AMOOOORRR!!!!!!Por cierto siguen sin entrarme tus mails, no sé que pasará, pero bueno no te preocupes, no quiero ser pesada....... MILLON DE BESOTES Y BUEN FINDE!!!!!
    Pitufa

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!