Madre sólo hay una y al gato lo encontramos en la calle...

04 mayo

Bueno, la frase de Goma Espuma no es realmente así y, además, en mi caso son "las gatas" porque tenemos dos: Shiba y Bastet. Pero a ellas ya os las presentaré como es debido otro día...

Isa, la autora de Desbloggeando, escribió esto el año pasado por el Día de la Madre y me gustó tanto, que lo he guardado desde entonces para compartirlo con vosotros hoy. Pero modificado para adaptarlo a mi vida (espero que Isa me perdone por transformarlo). ¡Feliz día de la Madre!

Hoy quiero felicitar a las mamás que, como yo, dejamos a nuestro bebe, a los tiernos 4 meses al cuidado de los abuelos o en la guarde para ir a trabajar. No solo por motivos económicos, sino, porque nos gusta nuestro trabajo. 
A las que calentamos el bibi en el micro, pues nuestro bebe muere de desesperación si tardamos un nanosegundo más con el calientabiberones.
A las que no colechamos porque no nos gusta dormir con dos mini pies hincados en los riñones, y además nos gusta disfrutar de los brazos de nuestra pareja para nosotras solas.
A las que, cuando llegamos a casa después de trabajar, tenemos que ponernos a limpiar, hacer cenas o a tender 18 lavadoras en vez de hacer manualidades con nuestros retoños. 

A las que cuando el domingo a las 7:00 nuestros vástagos nos despiertan al grito de ¡¡Mamaaaaaaaa!!! Les hacemos un hueco en la cama mientras les enchufamos el biberón y una peli para poder enredarnos entre las sabanas un poco más. Aunque terminemos con 4 cochecitos enrollados en el pelo...


A las que ya hemos desistido de planchar los bodis y pijamitas hasta el día del juicio final y ahora los doblamos en el cajón tal cual los destiendes.

A las que algunos días le damos un potito comprado de lenguado con bechamel al enano porque no tienes tiempo ni ganas para cocinar.

A las que a menudo estamos deseando que llegue la hora de la siesta para cotillear Instagram y leer algún blog o para quitar los dibujos de la tele...


Porque todas las mamás que, como yo, realizan estos “sacrilegios” durante todo el año, 

nos fustigamos en silencio y vamos acumulando ese sentimiento de culpa, también conocido como Síndrome de Mala Madre, del que os hablé precisamennte el otro día. Hasta que llega el día de hoy y te ocurre lo que a mí: que, cuando Mayor me ha dado su regalito (hecho en el cole y escondido muy poco discreto en su cuarto) con una sonrisa orgullosa y diciendo "MAMÁ, TE QUIERO", me sentiré la mejor madre del mundo, la madre perfecta para él... Una mamá, que le quiere, cuida y sonríe cada día.


(Felicidades también a mi madre, aunque sé que tampoco me leeerá esta entrada del blog...)

  • Compártelo:

You Might Also Like

12 Comentarios

  1. Jiji. Me siento identificada total!!!yo hago muchas de esas cosas!!!felicidades!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y encimas estamos orgullosas de decirlo bien alto! Claro que sí, por qué culpabilizarnos cuando lo hacemos lo mejor que sabemos y podemos. Un besazo, preciosa.

      Eliminar
  2. Total! !! Yo a los dos meses le deje en la guarde..ya que por motivos economicos tuve que trabajar antes..era comercia y mi suelo era una caca..,sacaba sueldo de comisiones. ...lo demas total. .creo q prácticamente todoso los bibis fueron calentados al micro. ...la siesta era lo mejor lara poder fisgar en el ordenador cositas...a ver ahora cuando llegue el segundo. ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Pero lo sano es saber reírse de los estereotipos y disfrutar de la maternidad. Ya verás que con dos las cosas van incluso más fluidas porque ya sabes qué hacer y porque te ahorras muchas tonterías y trastos que se usan con el primero. Priorizas y te vuelves más resolutiva. Es como mágico. Vas igual de cansada que con uno, haciendo (teóricamente) el doble...

      Eliminar
  3. Pues sí , las madres tenemos que hacer malabares . Es el trabajo más sacrificado , peor valorado y mal pagado del mundo , pero aún así , es lo mejor .

    http://serendipeandoagusto.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Lo nuestro el puro masoquismo... Por cierto, acabo de encontrar tu blog, ¡cómo me gusta! Ahora lo añado a favoritos...

      Eliminar
  4. Aaaay,,,,pleno en todo!! yo tamibén soy Malamadre!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, te debo una transferencia (que ahora mismo hago) y un post sobre ti... Un beso

      Eliminar
  5. Real como la vida misma!! Es que para los peques somos la mejor madre del mundo... O la peor si no le compramos ese muñequito de la tortuga ninja que acaba de ver en el todo a 100 jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja, ja! Lo has descrito tal cual, Dácil.

      Eliminar
  6. Me he visto reflejada tal cual, podría haberlo escrito yo misma...ya sabes, la esencia de las #malasmadres...
    Pero como bien cuentas cuando el domingo Alex me dijo al darme el regalo: mamá eres preciosisima...Se olvida todoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en el fondo somos unas tontas... Nos enamoran sus miradas, nos engañan sus caritas de "perrito abandonado" y nos morimos por sus besos...

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!