Maldito Estivill

10 julio

Al igual que le pasa Kim Lange en "Maldito Karma" que se tiene que reencarnar una y otra vez para progresar, yo me reencarno cada noche para acordarme de la (santa) madre del Doctor Estivill. 

Como sabéis, yo me leo todos y cada uno de los libros que me recomiendan sobre educación infantil. Desde Supernanny hasta Montessori. Todo. Siempre está bien tener diferentes perspectivas y luego escoger y elegir. Hasta ahora estaba convencida que "Duérmete niño", sin llevarlo al extremo, era una técnica buena de enseñar a los niños a conciliar el sueño. Con los dos niños lo apliqué (a mi manera) desde el principio. Así que dormían de día con algo de luz y ruido. De noche dormían en nuestro cuarto pero en penumbra. Siempre con su muñeco y el chupete. No sé si era la rutina y el sistema o que los niños han sido fáciles, pero nos ha funcionado. Se van a la cama (generalmente) sin rechistar, hemos podido viajar y han dormir siestas en restaurantes, playas y casas de familiares. Aunque reconozco que el olvido o la pérdida del Queco o la Ovejita de los niños nos ha llevado a tener más de un disgusto...

Todo ha ido bien hasta ahora que hemos tenido que quitar la leche de la mesilla de Mayor para intentar que no se levante de madrugada a hacer pis y así no se desvele. Llevamos tres duras noches de lucha para no darle agua en la cena ni darle leche antes de dormirse. Nos aconsejaron no hacerlo para atajar los problemas que estamos teniendo desde hace meses y que os he ido contando. Pero no ha sido una tarea fácil. El primer día, tras dos horas y media de lloros y salidas del cuarto y vuelta a meterle en la cama, me rendí y cedí. El pobre me pedía leche o chupete a moco tendido. Lleva sin chupete más de un año (que, por cierto, nos costó un poco quitarle) y me sorprendió que equiparara su vaso de leche con el chupete. Verle así me hizo verle más bebé de lo creía que es a sus cuatro años. El niño no entendía, por más que se lo explicara, por qué no le daba su leche... Cuando le di la leche, tardó menos de cinco minutos en dormirse. Está claro que para él es un conductor para dormirse. 

El martes fue igual, los mismos lloros y acabé cediendo a las 11 de la noche. Ayer decidimos cambiar de táctica y le dimos un gran paseo en bici y acostarle más tarde, puesto que no tiene que madrugar. Cayó rendido a las 11 de la noche y no pidió leche. Se ha levantado esta mañana a las 8:30 a hacer pis. ¡¡Primera noche del tirón!! Así que vamos a seguir con esta estrategia a ver si conseguimos que la calma vuelva a nuestras noches... Os iré contando a ver qué tal nos va.

Lo que me preocupa es su necesidad de beber leche de noche. Siempre ha sido un niño de los que hacían "toma" por la noche. Cuando pasamos a biberón lo siguió haciendo y luego le pasamos a vaso, pero aún así algunas noches incluso pide más leche porque se le ha acabado. Por lo cual no sé hasta qué punto el método Estivill le ha hecho dependiente de la leche o simplemente la necesita porque ha sido así desde bebé. Sea lo que sea, puede llegar a ser un problema esta dependencia... ¿Algún consejo?

  • Compártelo:

You Might Also Like

8 Comentarios

  1. Poco a Poco , todas hemos pasado por ello y por eso te digo que no te agobies , que todo termina pasando , los niños terminan durmiendo y no hay que hacer tal caso a pies puntillas de algunos libros . Cada cual es distinto y sus circunstancias también , por tanto , lo que te diga el sentido común hacer en cada momento y lo que más a gusto te deje a tí es lo que vale. Desde luego los niños necesitan deporte y actividad , de esa manera descansan mejor. Los míos que tienen 13 y 10 , les encanta antes de dormir tomar un colacao calentito y hasta mí , es como que nos entona el estómago , es ya una costumbre y un hábito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo leo para conocer y así poder elegir cómo educar a mis hijos. Pero, con este tema, lo que leo ahora es más bien porque no sé qué hacer ya. Llevamos tantos meses con este tema que ya nos está afectando al sueño... Ya no tiene escapes, pero duerme poquísimo porque se desvela o se levanta temprano y luego anda todo el día cansadillo y tontorrón... Además, no nos deja dormir a nosotros, por lo que tenemos los nervios a flor de piel. Imagínate la bomba de relojería que es eso...

      Eliminar
  2. no creo que el tomar un vaso de leche antes de dormir sea un problema de dependencia, yo siempre antes de irme a dormir me tomo uno y no pasa nada, ya irá controlando el pipi por la noche el solo, pero eso de acostarlo a dormir sin nada de líquidos para que no se haga pipi me parece un poco cruel para él, y más ahora en verano con la calor, tendrá sed!! bueno solo es mi humilde opinión.
    Sonia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que hemos comprobado que no dárselo sí es un problema. No es la leche, es la necesidad que tiene de la leche para poder dormir.
      A mí lo de no darle líquidos me parece terrible, pero es verdad que va funcionando y que lo aconsejan muchos especialistas. Lo bueno es que aún en Madrid no hace mucho calor. En cuanto empiece el calor de verdad por supuesto que habrá que cambiar de estrategia.
      ¡Ay, no sé! Llevamos tanto tiempo con esto... Pufff!!!!

      Eliminar
  3. Si te sirve, mi hija mediana tiene ya 5 años y sigue haciéndose pis a las noches, de hecho, no le he quitado el pañal aún por las noches (y cuando se nos olvida... siempre tenemos que cambiar las sábanas y todo). Cada niño tiene su ritmo, por ejemplo la mayor, para los dos añitos ya no llevaba.
    A mi me parece que hasta que el niño no esté preparado, para que vas a eliminarle los líquidos, y más con el calor que está haciendo, cada cosa tiene su ritmo y quitarle el líquido por la noche, no me parece la solución, pero claro, esa es mi opinión.
    Respecto a necesitar la leche para dormirse, supongo que el necesita la leche como otros niños no pueden dormir si su peluche, no me parece tan preocupante. No creo que un vaso de leche sea una dependencia tal mala (yo tengo dependencia al café y creo que es peor, jejeje).
    La verdad, no sé que haría en vuestro caso, ya que si ya le habéis quitado el pañal, el volvérselo a poner es difícil, pero igual me lo plantearía con los pañales braguita o similar. O incluso un pañal braguita de tela para los escapes. Quizás volviendo a ponerle el pañal (siempre que el quiera o convenciéndole), descansaríais mejor todos.
    Y ya por último, no me gusta nada el método Estivill, me parece antinatural, aunque te soy sincera, alguna vez si que lo he aplicado, pero sin llevarlo al extremo.
    Espero que te haya ayudado, y si necesitas alguna cosilla, encantada de hablar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que Estivill tiene una buena base, el problema es el extremismo con el que se aplica. Es decir, hay que discernir entre cuándo llora por mimo, cuándo por necesidad o cuándo "te está retando". Pero la parte de los hábitos, los métodos para enseñarles a conciliar el sueño, etc. es muy bueno porque las rutinas funcionan, y eso es innegable.
      Al final hemos vuelto al pañal de noche. No tiene escapes y el tema se ha normalizado un poco. Ya veremos cómo nos va cuando empiece el cole y vuelva a tener un horario más temprano...
      Gracias por tus consejos y por compartir tu experiencia conmigo. ;-)

      Eliminar
  4. Quizá puedas probar con otros "métodos".

    http://www.casadellibro.com/libro-dormir-sin-lagrimas-dejarle-llorar-no-es-la-solucion/9788497346474/1141288

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me gusta mucho el libro! Hasta se lo he recomendado a una amiga. Muchas gracias por la sugerencia.

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!