Gracias, Mamá

30 diciembre

Ahora que también soy madre he empezado a entender a mi madre. Una, desde el punto de hija, no entiende las decisiones de sus padres ni sus prohibiciones, los castigos ni por qué hacen las cosas que hacen. Pero al ser madre he descubierto que este "oficio 24 horas" conlleva unas responsabilidades y una cantidad de trabajo que no me imaginaba. Nunca me planteé si era fácil o difícil puesto que veía a mi madre hacerlo todo tan natural que me creí esa imagen de los anuncios de colonia de la tele en la que todo es perfecto y bonito.

Cuando jugaba con mis muñecas a ser madre, todo era maravilloso, todo olía bien y el muñeco no tenía la costumbre de manchar todo, se estaba quieto es el carrito cuando quería jugar a otra cosa, no desordenaba todo ni metía los dedos en los enchufes... La realidad es muy diferente a lo que me imaginaba, para lo bueno y para lo malo. 

Ahora soy yo la que se encargar de recoger la casa, preparar uniformes, desayunos e incluso maletas, antes de que se despierten para ir al cole. Ahora soy yo la que tengo que pensar en menús familiares, bajar bajos y coser botones perdidos, comprar flores para la Virgen Niña del cole (¿¿quién encuentra una floristería abierta a las 8 de la mañana cuando el enano te dice mientras desayuna tranquilamente que tiene que llevarla ese mismo día???), la que juega a los malabarismos con tanta vacación escolar, la que pone el termómetro porque al besarle en la frente le ha notado un poco caliente, la que lee día tras día el mismo cuento antes de dormir porque es su favorito o la que se levanta las veces que sean porque piden leche, pis o no encuentran el chupete o simplemente están llamando la atención para no dormirse (en mi caso era la "gomita" del pelo...)

Ahora soy yo la que tengo el supepoder de encontrar siempre las cosas perdidas, la que me acuerdo de clases extraescolares, deberes, citas médicas o renovar DNIs, la que se traga diariamente en el salón los ensayos del baile de la fiesta de fin de curso desde el mes de mayo, la que hace disfraces para el cole, la que tiene un grupo de Whatsapp con los otros padres del cole para estar al día de noticias y cumpleaños, la que se pasa semanas paseando por jugueterías con sus hijos para ver de verdad qué quieren por Navidad, la que lleva años sin ir de compras para ella misma, la que pierde la vergüenza y canta en el coche camino del cole las canciones de los dibujos animados, la que pide cita a la profesora porque siente que algo no va bien el cole con su hijo, la que se queda sin comer en un restaurante si su hijo decide que le gusta más la comida de su madre, la que se recorre 3 mercerías buscando el color de leotardos "adecuado", la que pone la chaqueta en el parque porque está helada mientras ve a sus hijos jugar...

Pero esa madre que soy yo ahora sigue teniendo a su madre, que además ahora es también abuela. Y veo que además de estar pendiente de si tengo mala cara, un poco blancas las encías (señal de anemia según ella) o tengo un lunar "un poco raro" en la espalda; también corre detrás de nietos, inventa juegos para que no estén todo el día delante de la tele, se ofrece para quedarse con ellos cuando estoy hasta arriba de trabajo o llama un sábado por la tarde por si queremos ir al cine el Padre en Prácticas y yo, saca sus viejos recetarios de comida para los niños (lo suyo es ser una auténtica abuela empapuzadora), compra zapatos porque piensa "hija, ¿cómo voy a bajarles al parque con zapatos ingleses?" o les compra un abrigo porque no entiende que yo estire un par de meses más el que tienen porque pienso "total, en dos días llega el buen tiempo" y nunca termina de llegar... 

Ahora su trabajo es doble, doble preocupación, y lo afronta con igual dedicación que antes, a pesar de que han pasado más de 30 años desde que ella fue madre, a pesar de que se levanta de noche aún para ir a trabajar, a pesar de que ya casi no puede con los niños en brazos, a pesar de que también cuida del Bis...

Por eso y por todo lo que se ha quedado "en el tintero", GRACIAS MAMÁ y ¡¡¡MUCHAS FELICIDADES!!!!

  • Compártelo:

You Might Also Like

4 Comentarios

  1. Es necesario hacerme llorar a estas horas de la mañana??? eres Grande mi niña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja! Quién imaginaría que Elena llora y se emociona... Ja, ja, ja. Es broma. Preciosa, me alegro de tenerte en mi vida. ¡¡¡¡GRACIAS!!!!

      Eliminar
  2. Bravo madre y abuela en practicas! Ya tenéis las dos matricula de honor! Feliz cumple tía Ch!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres la mejor, lo sabes ¿verdad? Te queremossssssssssssssssss

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!