Soy rara, no me gusta San Valentín

02 febrero

Además de ser el Grinch de Halloween lo soy de San Valentín. Sí, qué le voy a hacer, soy así de rara. Me vuelvo loca con la Navidad y, en cambio, no puedo soportar los corazones, las rosas rojas ni las chorradas típicas asociadas a ese día... 

No es que no sea romántica ni que no me guste que me digan cosas bonitas, ni le digo que no a una cena o una velada a solas con el Padre en Prácticas. Lo que no soporto es la explosión de cursiladas, la comercialización de ese día y la presión social que ejerce. Conozco gente que ese día se deprime por no tener pareja, chicas que se enfadan porque su chico no les regala nada o gente que se deja una pasta en un plan para celebrarlo. Lo siento, prefiero celebrar nuestro aniversario de boda, un cumpleaños o una cena romántica cualquier otro día, no porque me diga El Corte Inglés que tiene que ser ese día.

Además, ya se inculca hasta en los colegios, a los niños se les enseña a hacer manualidades con forma de corazón, en la tele ponen dibujos de San Valentín... ¡Toma presión para los pobres!

Y no, no es ningún tipo de trauma personal con este día. Simplemente es que no me gusta, soy así. Hace años, con 16, tenía un novio que el pobre me regalaba una rosa blanca por cada mes que hacíamos. Al principio tenía su gracia, pero cuando llevábamos un año y llegamos a las 12 rosas empecé a empacharme de tanta rosa. Yo le insinué que tenía un "exceso" de rosas blancas en casa y el pobre lo entendió a medias y el siguiente "mensuario" me regaló un rosal de Pitiminí... Fue el principio del final de aquella relación. (¡Desde aquí te pido perdón, era una cría!)

Puede ser que, como buena cáncer que soy, soy totalmente pasional y las cosas o las amo o las aborrezco. Y con San Valentín me pasa como con Halloween, que lo odio. Me gustan festividades como San Jordi (aunque repito que no me gustan nada las rosas rojas, pero la idea del libro me parece genial), San Juan (aunque no se regale nada, es una noche como "mágica"), Todos los Santos (visitar a nuestros antepasados y comer Huesillos de santo ¡ñam!), etc.

Y para terminar mi confesión de hoy, tengo que reconocer que tampoco soy mucho del Día del Padre o de la Madre. Al menos no su parte comercial (curiosamente he encontrado este artículo en el que explica que el Día del Padre en España se creó en los años cincuenta y fue promocionado por Galerías Preciados y El Corte Inglés) Pero me gusta que los niños hagan regalos a sus padres (recuerdo que yo pasaba semanas en el cole haciendo con gran esfuerzo e ilusión manualidades tan "útiles" como barcos con cerillas o mini-sillas con pinzas) Es decir, algo personal y hecho por ellos que les sirva para ayudarles a recordar que tienen unos padres que se esfuerzan por ellos y a los que hay que agradecer su labor a través de un pequeño homenaje.

  • Compártelo:

You Might Also Like

2 Comentarios

  1. Estoy contigo .¡A mí tampoco me gusta ! No todo el halo comercial que hay alrededor . Además las parejas ya tienen fechas que celebrar : la boda o el día que se conocieron , o el día que comenzaron la relación, etc. El día de la madre tampoco me gusta que más hagan regalo( no comprado) ,me gustan las tarjetas que escriben los niños, los collares que me hacen y todos esos detalles me gustan , sobre todo les digo que el día de la madre ¡Son todos los días!...
    Así que ya ves , no eres rara , o por lo menos no estás sola,jaja.

    ResponderEliminar
  2. Hola. no eres rara. Tampoco me gustan esos días en los que hay que celebrar algo obligatoriamente y con un regalo... si queremos a alguien lo hay que demostrar cada día. Y también odio Halloween!!.Seguimos en contacto

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!