La impaciencia en niños

15 abril

Mayor tiene muy poca paciencia. Siempre quiere todo inmediatamente y se frustra mucho cuando le decimos que algo no puede ser ya mismo, que tiene que esperar un rato o unos días... Esa falta de paciencia nos está generando algunos problemas porque a veces atropella a las personas en todos los sentidos... Entiendo que para un niño es difícil esperar, pero que esté interrumpiendo, que se vuelva insistón o que se ponga a llorar si le decimos que ahora no puede ser también es desesperante para nosotros.

Así que leyendo sobre el tema he encontrado algunas técnicas que voy a tratar de poner en práctica a ver qué tal nos va. Una de ellas se trata de que si los mayores hablan (aunque sea por teléfono con el manos libres) y él quiere contarnos algo, tiene que agarrarnos la mano, la ropa o lo que sea, para que nosotros sepamos que quiere decirnos algo. Nosotros, por nuestra parte, le tenemos que soltar la mano con la que nos agarra para que le quede claro que sabemos que quiere decirnos algo. Y cuando terminemos de hablar, le preguntamos qué quería contarnos. Otra idea es realizar actividades que requieran de él paciencia como plantar algo y que tenga que esperar para que crezca... 

No sé si es algo de la edad o qué pero ya me ha confesado que la profesora también le dice que es un impaciente. A pesar de que es un niño bastante educado, con estas cosas no conseguimos que respete a los demás ni que se "relaje". A vosotros, ¿también os ha pasado con vuestros hijos? ¿Algún consejo al respecto?

  • Compártelo:

You Might Also Like

2 Comentarios

  1. Yo ya pasé esas etapas ,y claro que cuesta ,y les pasa a todos por muy buenos niños que sean. Tus ideas son muy buenas ,como por ejemplo poner en aldogón húmedo unas alubias,lentejas,un garbanzo y que esperen a ver como prende la planta ¡Les gusta mucho! ,pero comprenden que todo proceso requiere de un tiempo. Pero nada es mágico, todo requiere esfuerzo,paciencia y trabajo ,a medida que crecen comprenden el significado de estas cosas. No te sientas mal porque es normal ,forma parte del aprendizaje. También que te apriete la mano ,como un lenguaje secreto y oculto que solo entiendes tú y él ,pero que no es necesario que chille porque eso no te gusta.
    Con frecuencia le cuento a mis hijos como mi madre me regañaba cuando me metía en sus conversaciones y si la contrariaba más aún, pero que ahora que soy mayor ¡Cómo la entiendo! Se ve feo,y es molesto. Esto lo han comprendido y no lo hacen.
    También han pasado por esa fase de que estoy en un lugar y quererse ir .Yo les ponía el ejemplo de todas las horas de parque que nos tocaba esperar porque ellos estaban jugando a gusto,poco a poco lo han comprendido. Haz un ejercicio con él de medir el tiempo que tu esperas en que mire un escaparate de juguetes,o juegue en el parque y lo anotas ,y mides también el tiempo que le toca esperar a él porque tú te estás arreglando o saludando a alguien ,ejercicio practico que es así como entienden los niños y comparas con él. Los míos saben que cuando vamos paseando y nos encontramos con amigos, ellos buscan un lugar cómodo se sientan y esperan callados o jugando entre ellos a que nosotros acabamos de charlar. A veces son los amigos los que dicen, ¡ay ,los pobres ,cuanto esperan!.
    Lo que no puedo soportar por ejemplo ,como a una prima su hijo de 15 años le dijera :¡Deja de charlar tanto, y vamos! O el hijo de un amigo de mi marido de 12 años que mientras hablábamos interrumpía constantemente y el padre nos dejaba con la palabra en la boca para charlar con él de la tontería que quería su hijo en cada momento. No se puede permitir. Ese comportamiento es egoísta, poco considerado y carente de una serie de valores pero hay que trabajarlos,con paciencia y verás los resultados .
    A los míos les he enseñado que si tuvieran que interrumpir una conversación nuestra debe ser por un motivo de peso y en ese caso deben pedir disculpas por interrumpir y plantear el problema.
    Tus niños son pequeños ,pero si vas dandole pautas ,enseñándoles que no es correcto ,y no dejando pasar ninguna ocasión , verás resultados cuando crezcan.

    ResponderEliminar
  2. Yo recuerdo que mi madre se paraba a cada metro de calle porque conocía a todo el mundo. Llegar a cualquier sitio se hacía eterno y para nosotros era un suplicio. Por eso ahora me pongo un poquito en el lugar de mis hijos e intento que las charlas sean cortas, pero eso no quita que ellos se tiene que comporta estoica y educadamente jajaja

    Lo de la impaciencia tiene muy mala cura. Yo soy impaciente, siempre lo he sido y, aunque lo intento remediar, es algo que me ha dado mucho disgustos. Por ejemplo, en la tarta de chocolate que hice, cuando fui a poner la crema pastelera todavía no había espesado y me quedó una sopa. Al final espesó en la nevera junto con los otros ingredientes y no salió tan bonita como le salía a mi madre. Y como este te podría dar mil ejemplos. La de patas que me he comido crudas por no esperar jajaja
    Muchas suerte con la impaciencia de tu mayor.

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!