A cabezón, nadie le gana al Rubio

03 agosto

Llevamos nada más y nada menos que 3 meses con la maldita operación pañal con el Rubio. El septiembre empieza el cole y el cabezota de él no le da la gana de hacer caca en el baño. Y no, no es problema de falta de control sobre su cuerpo, es vagancia. O cabezonería, más bien.

Está súper motivado con eso de que empieza el cole, y el pis más o menos lo llevamos bien. Pero la caca... ¡Madre mía! Además, no es un niño precisamente estreñido, así que podemos tener varias "bombas fétidas" al día. 

Y lo de que es cabezonería, lo puedo demostrar. Así que lo que piensen que soy una mala madre por decir eso de mi hijo, por favor terminad de leer antes de juzgarme. Si le incentivamos con un premio, pide ir la baño a hacer caca, continuamente, aunque sólo haga pis, y luego pide su "premio". La pataleta si le decimos que "no vale" porque es si hace caca, es monumental, por supuesto. Pero esto no es lo peor. Lo peor es que le hemos puesto en el baño durante más de una hora porque sabemos que por las mañanas a cierta hora tiene su momento "All-Bran" y el puñetero niño no ha hecho nada, pero es levantarse del baño/orinal y hacérselo al lado de pie (testigo de ello es la alfombra de mis pobres padres). Os prometo que es de lo más frustrante, porque ya no es un tema de "entrenamiento", es una verdadera batalla con el Rubio cabezón. 

Además, no os creías que tiene algún tipo de trauma o algo con el tema, ¡qué va! Más bien se lo toma a risa, se parte sentado en el baño y cuando "la lía" es capaz de decir que no se ha hecho caca y quedarse manchado horas con tal de no ceder...



Así que abro la ronda de consejos y sugerencias a ver si alguien me consigue descubrir cómo convencerle. Si no, me temo que la vamos a tener en el cole dentro de un mes... 

  • Compártelo:

You Might Also Like

9 Comentarios

  1. Técnica Supernani: 1) Una hermosa cartulina dividida en una tabla y colocada en la pared del baño, 2) cuando de manera natural no haga en el baño y no en el pañal que el rubio pegue una pegatina en el primer rectángulo y le dais el premio, 3) se le explica en que consiste después de la primera vez y 4) se repite cada vez que lo haga correctamente. Espero que con esto funcione

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No por favor!!! Por favor lee lo siguiente, piensa... y luego sigue haciendo lo que tu corazón te diga... pero por favor lee ante esto....
      http://www.pedagogiablanca.com/2014/02/27/no-no-me-gusta-supernanny/
      http://www.pedagogiablanca.com/2014/06/29/hoy-he-visto-supernanny/

      Otra educación es posible: sin premios ni castigos, por supuesto una linia en la que no fuimos educados y por tanto de la que no disponemos de mucha práctica ni herramientas, pero eso no sirve de excusa, esforcémosnos por abrir nuestra mente, por conocer otras formas de educar mucho más respetuosas con las necesidades de nuestros hijos. Salir de lo que conocemos y de los métodos conductistas de refuerzo "premi-castigo" supondrá mucho más esfuerzo, los logros nos son tan inmediatos pero de verdad conseguiremos interiorizar valores y logros a largo plazo que es lo que realmente buscamos.... o simplemente hazte esta pregunta ¿ quieres unos hijos y futuros adultos que obedecen porque tienen un premio o evitan un castigo= que solo obeden bajo el control o bien que integran valores y actuan conforme ellos esté delante o no el "policía?
      Para seguir leyendo.....:
      http://www.edurespeta.com/premiosycastigosprimoshermanos/
      http://www.pedagogiablanca.com/2014/11/24/riesgos-de-la-educacion-basada-en-riesgos-y-castigos/
      http://www.pedagogiablanca.com/2014/11/25/5-diferencias-entre-castigo-y-consecuencia/

      Con mucho cariño y respeto, (lo que más merecen nuestros hijos y eso pasa de forma importantísima por respetar su proceso evolutivo, no avanzar-forzar etapas, cubrir sus necesidades y acompañar con mucho cariño sin gritos, sin premios ni castigos!!)
      Raquel

      Eliminar
    2. Con el Rubio el tema de las pegatinas no funcionan. No las "aprecia" ni ve un "beneficio" en ellas. Me temo que hemos tenido que buscar consecuencias positivas al final del día para alargar el tema puesto que ya controla más y así podemos buscar refuerzos más atractivos para él.

      Eliminar
    3. Raquel,
      he leído los dos post que comentas puesto que me suele gustar Supernanny (en sus diferentes versiones internacionales) y he de reconocer que de las que he visto en televisión, las técnicas de la española son las que más me gustan. La inglesa me parece terrible.

      Quizás no he visto suficientes programas, pero los que he visto no he percibido esa falta de interés por las causas del comportamiento del niño. De hecho, recuerdo una niña con un serio rechazo por la comida y por comer salvo 4 cosas determinadas y ella se inventó una fiesta para sus amigas en la que ella tuviera que participar comprando y preparando la comida con su madre y así acercó a la niña de una manera diferente a eso que tanto rechazaba...

      Por ejemplo, repito lo de ignorar a mi hijo si me monta una pataleta en medio de un supermercado porque entiendo que es una "llamada de atención". Pero con una salvedad: siempre hay un después; es decir, si el niño deja de gritar y patalear, hablo con él para razonar sobre lo que ha pasado, sus razones, explicarle que no se puede poner así, etc.

      No sé si estará bien o mal mi sistema, pero a mí me funciona porque de alguna manera he conseguido que dejen de llorar si les digo que no les voy a comprar un juguete cada vez que hacemos la compra, en cambio lo que hacen ahora es "negociar ese juguete", es decir, lo apuntamos en la lista para los Reyes, o como regalo de cumple o para comprarse ellos cuando tengan dinero en su hucha o como premio...
      Así que mi relación con Supernanny es como la de Estivil, sí pero no. Es decir, en el caso de Estivil, el tema de las rutinas bien porque he comprobado que a ellos les ha servido para aprender a dormirse o buscar sistemas para aprender a reconducirse el sueño si se despiertan, pero nada de no atender al niño...

      Por otro lado, de lo que has linkado, me quedo con estas frases: "No atender las necesidades emocionales de un niño es muy grave pues no hay mejor manera de sembrar la rabia, la envidia y los problemas psicológicos en ellos".

      Eliminar
  2. Hola guapísima!!!!!!

    Uffffff yo estoy como tú pero con el pis nocturno con Sofía y con 5 años ya!!!!!!!!!! aun hay q ponerla el pañal no hay manera!!!! Es fustrante lo sé y te entiendo perfectamente, asique no soy precisamente quién para darte ningún consejo porque yo ando también buscando la manera.....sólo puedo solidarizarme contigo y ser paño de lágrimas conjuntamente.... Espero que esteis bien.....por cierto hoy te mandé SMS no sé si te llegó porque ya tengo wasap!!!!!por fin!!!! Te quiero wapa!!!! Mil besitos!!!!
    Gema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema,
      con Mayor usamos pañal de noche hasta no hace mucho. Pero porque duerme tan profundamente que no conseguíamos que controlara, y si se despertaba para ir al baño, se desvelaba y teníamos juerga a las tantas de la madrugada... Nunca le reñimos por ello y tratamos de quitarle toda importancia. Rebautizamos los pañales como "calzoncillos de noche" para que el niño no se sintiera mal y decidimos dejarle al niño su ritmo.
      Al final, llegó un misterioso día en el que empezó a levantarse con el pañal seco y a base de motivarle y felicitarle por tal logro, poco a poco dejó de hacérselo. ¡Y hasta hoy!

      Un besazo

      Eliminar
  3. Tu querido "rubio" no es cabezón, es solo un niño respondiendo con toda normalidad en la etapa evolutiva que se encuentra. Ni se rie de vosotros, ni actua para "salirse con la suya", ni para "fastidiaros", etc etc Lo peor que podemos hacer es calificar el comportamiento que describes como cabezón delante de él!! malditas y pesadas etiquetas!!! Verdaderamente no somos conscientes de la losa que les supone. He pasaso y volveré a pesar con mis siguientes hijos por esta etapa de quitar pañales y no digo que no sea fácil, pero no tiene nada que ver pasar por ella mirando a nuestros hijos con fascinación por su proceso de aprendizaje ensayo-error, con asombro por el espejo que nos ponen delante respecto a nuestras personales dificultades como adultos ( más rígido e intolerantes de lo que nos solemos describir, más estructurados y con menos paciencia de lo que pensamos, etc etc) y con eterno agradecimiento por el reto continuo que nos supone tener que mejorar como personas para llegar a las necesidades de los que más queremos en esta vida y de los que depende de forma directa su felicidad ahora y de futuros adultos según el tipo de base que pongamos ahora en su primera infancia. Ser conscientes de ellos nos ayudará a cambiar la mirada de cansancio, impotencia, enfado "cabezones" con la que también podríamos mirar a nuestros hijos..... sin embargo esta forma no nos ayuda de mucho ni a ellos ni a nosotros.

    Con mucho cariño y respeto, (lo que más merecen nuestros hijos y eso pasa de forma importantísima por respetar su proceso evolutivo, no avanzar-forzar etapas, cubrir sus necesidades y acompañar con mucho cariño sin gritos, sin premios ni castigos!!)
    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Raquel!

      La cabezonería del Rubio es un rasgo que le caracteriza desde que nació. Si bien no es una etiqueta que le deberíamos haber puesto y en eso tienes toda la razón.

      Pero si conocieras al niño verías que no es cuestión de una fase evolutiva si no de su propio carácter. Es algo que hemos intentando "pulir" intentándole hacer comprender que cerrándose en banda al diálogo y obstinándose, no consigue nada. Ahora es un niño mucho más sonriente y menos "cabezota" que lo que era con sólo 1 año, ahora es capaz de razonar (única manera de conseguir que se salga de su "no", porque a la fuerza, te aseguro que él es más terco que ninguno de nosotros...)

      Con esto no quiero justificarme, por favor, sólo quiero matizar lo que quizás por ser un texto breve en un post puede dar pie a malinterpretaciones. Es un niño que tiene claro lo que quiere y desde el día que nació dejó bien claro lo que le gusta y lo que no, te prometo que ya en el mismo hospital nos sorprendió. Pero cualquiera que conozca al niño en su vida diaria te dirá lo mismo que yo, que es un niño que o le razonas y le convences o no cede ni medio centímetro a sus ideas. Y esto, creo que sí es cabezonería. Sobre todo porque puede afectar a la vida cotidiana. No se trata de no comerse cierta comida o no de querer vestirse en un momento determinado. Es cuestión de que con 18 meses podía hacerse un viaje de más de una hora berreando porque había decidido que no quería montar en el coche si no ir al parque y eso tras montar una pataleta en la puerta de casa durante más de 45 minutos...

      Evidentemente, ante este tipo de carácter, lo que más hemos tenido que desarrollar nosotros es la paciencia, como bien dices. Porque solo razonando y con paciencia se puede conseguir que el niño escuche y atienda.

      Pero es que, además, no es un niño nada tonto, más bien destaca por lo rápido y listo que es. Por lo que hemos comprobado que si desea de verdad algo, controla la caca y el pis todo un día. Es decir, si "el premio" o la consecuencia le gusta, se esfuerza y lo hace, da igual que sea una tarde a solas con Mamá o leer cierto libro por la noche antes de dormir. Pero si en cambio lo que le propones como "premio" no le resulta suficientemente interesante, no pone ningún interés en controlar y se hace varios pises y cacas...

      Me alegro de que te hayas animado a contestar porque siempre digo que soy una Madre en Prácticas, que aprendo poco a poco cómo tratar y educar a mis hijos, que comete errores y que agradece los consejos y la experiencia de otros padres y educadores. GRACIAS.

      Eliminar
  4. Yo creo, que es una cuestión de tiempo , él logrará controlarlo.
    A los míos les costó a uno más que otro, lo único que les dije fue: Ya veréis , en el cole nadie os va a cambiar y os vais a quedar con la plasta ahí todo el día...jaja.
    Un abrazo,Guapa!!

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!