Mi pequeño pre-adolescente de 5 años

09 agosto

No sé cómo ha pasado, pero tenemos en casa un preadolescente de tan sólo 5 años. Parezco una exagerada, lo sé, pero no sabéis lo que es vivir con un niño que llora tan solo por decirle que se tiene que poner las zapatillas para salir a la calle.
Ahora entiendo a mis padres, porque me pasé toda mi adolescencia llorando. Me pedían que les pasara la sal en la mes y yo "buaaaa...", me decían que tenía que hacer los deberes y yo "buaaa...". La verdad es que las hormonas son muy traicioneras...

Y Mayor está así. Pero con sólo 5 años. No sabemos qué le pasa, al principio pensábamos que eran celos, pero no parece ser porque parece no tener alguna relación con algo que haya hecho o pasado antes de la llorera con el Rubio. 

El problema es que está siendo de lo más frustrante porque ante cualquier cosa que le digamos, que tenga que hacer, ¡lo que sea! su reacción siempre es llorar. Le dices que recoja su cuarto y se sienta en el suelo y se pone a llorar, le dices que nos vamos a la piscina y se tira en la cama y se pone a llorar, le dices que no compramos chocolate y se pone a llorar en medio del supermercado, se le desmonta la nave de Lego y se pone a llorar...

Reconozco que ya empieza a molestarme el tema y cada vez tengo menos paciencia con él, pero es que llevamos más de un mes así y la situación no mejora con nada. Yo intento razonar con él, explicarle que si en vez de llorar pide ayuda, o se pone a recoger, pues tarda la mitad y termina antes. Pero nada. He hablado con él para averiguar si había algo detrás de esta reacción, pero salvo por unos pequeños celos puntuales de su hermano, no parece pasarle nada. 

Así que entre el cabezota del Rubio y el pre-adolescente de Mayor, la situación familiar se está convirtiendo de lo más agotadora. ¿Sabéis si es una fase?, ¿le suele pasar a los niños de 5 años? Por favor, que alguien me diga si le ha pasado y cómo lo han resuelto porque estoy empezando a desesperarme...

  • Compártelo:

You Might Also Like

2 Comentarios

  1. Hola querida mamá,
    No tengo ninguna varita mágica... pero tu post me inspira y te dejo unas líneas por si te sirviera de alguna ayuda.
    Todo comportamiento de nuestros hijos encierra un importantísimo mensaje, así que sí le pasa algo, aunque no lo exprese de forma tan clara y consciente como lo podría hacer un adulto.
    Yo te propongo un trabajo paralelo: que atiende tanto a la causa de origen como al momento presente, basado en el enfoque sistémico de la conducta humana ( aquí se me escapa mi formación como psicóloga pero sobre todo como madre)
    Por un lado seguir atentos a los momentos en los que se produce esas reacciones y sobre todo a qué había alrededor cuando ante otra indicación u otro "no" por vuestra parte no se ha tenido esa reacción (porque seguro que encontraréis también situaciones en las que no responde con el lloro). El "comportamiento conflictivo" es siempre un síntoma de que el funcionamiento del sistema familiar en conjunto no funciona en algún aspecto, lo que ocurre es que un miembro funciona como altavoz (función del síntoma en el enfoque sistémico). En este sentido el cambio de mirada ante el comportamiento conflictivo del mayor de tus hijos es transcendental: ya no tiene tu hijo mayor un problema sino que el problema es del actual funcionamiento del sistema familiar en su conjunto donde todos los miembros sin excepción (pero sobre todo los padres) son responsables de iniciar cambios relacionales con todos. Un análisis desde la perspectiva estructural del modelo sistémico familiar puede ser de gran ayuda ( límites entre subsistemas parental, filial, roles, estresores recientes....)
    Por el lado de atender al presente, decirte que independiéntemente de la causa que lo origina es muy interesante atender a los comportamientos que lo mantienen: en este sentido habría que hacer un importante labor de reflexión para cambiar la forma de atenderle en esas situaciones si no nos están resultando y se convierten más bien en "mantenedoras del problema".
    Muy corto un comentario en un post, yo te recomiendo mucho asesorarte dentro del enfoque sistémica de la terapia familiar. Y sobre todo no te asustes!!! no hace falta tener a ningún hijo o miembro de la familia con patología, tan solo ganas de mejorar tal y como tu expresas en tu post!!
    Con mucho cariño,
    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, preciosa!

      Otra vez, gracias por dedicar un ratito a responder desde tu formación materno-profesional. La verdad que lo de la terapia es algo que estábamos planteándonos desde hace un tiempo por consejo de la pedagoga/psicóloga del colegio porque Mayor sufre ciertas carencias de seguridad que, unidas a problemas de lateralidad y conexiones laterales, le dificultan un correcto desarrollo. Un Padre autoritario no ayuda a ello, y creo que es parte de su problema estos días. Cuando he empezado a leer tu comentario de "altavoz" he entendido perfectamente el problema: llevan muchas semanas de vacaciones con su padre y éste es bastante autoritario y exigente y creo que le está afectando. Pero es un tema delicado que va a requerir mucho trabajo y esfuerzo por parte de toda la familia.
      Mil millones de gracias porque de verdad que no te imaginas no que me ha reconfortado tu mensaje.

      Un besazo

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas y que compartas conmigo tu opinión. Por favor, no lo dudes y escríbeme lo que quieras: comentarios, críticas, opiniones, preguntas, etc. ¡Gracias!